domingo, junio 03, 2007

Balanced Scorecard: El cuadro de mando (parte IV)

Ya tenemos definido nuestro mapa estratégico y nuestros objetivos locales a cada perspectiva, pero.. ¿cómo sabemos que los estamos alcanzando?. Ha llegado el momento de crear los indicadores (también llamados medidas), ellos nos permitirán visualizar si los estamos cumpliendo o no.

Se pueden distinguir entre dos tipos:

  1. (indicadores de resultado) los que nos miden la consecución del objetivo
  2. (indicadores de causa) los que nos miden el impacto de las acciones que estamos haciendo para conseguirlo .

Veamos un ejemplo, si tenemos como objetivo “aumentar la capacidad comercial” de nuestros vendedores, podemos utilizar el número de visitas mensuales, el incremento medio de las ventas y el tanto por ciento de oportunidades que se convierte en ventas, como indicadores de resultado, y las horas de formación por comercial , como indicador de causa. Este conjunto de cuatro indicadores nos darían información del nivel y causa de la consecución (o no) del objetivo marcado.

Ahora nos tocaría fijar las metas (¿hasta donde queremos llegar?). Deben ser metas posibles para no desmotivar pero a la vez ambiciosas para que nadie se relaja.

Por último debemos definir las iniciativas, acciones concretas con las cuales pretendemos alcanzar nuestras metas y nuestros objetivos.

Con los indicadores, las metas y las iniciativas definidas, ya estamos en disposición de crear el Cuadro de Mando Integral, cuya misión será mostrarnos “de un solo vistazo”, el estado entre la visión y la acción en cada una de las perspectivas y que complementará al mapa estratégico.

Para facilitar la comprensión muchos de los CMI utilizan la analogía con el semáforo, cuando un indicador esta mal, se pone el semáforo en rojo, cuando esta bien, se pone en verde. Otros utilizan banderas incluso he visto algunas implementaciones utilizaban caras sonrientes, serias, tristes y llorosas. Lo importante es que el estado de las cuatro perspectivas se vean sin esfuerzo inicial y que luego se pueda profundizar para analizar con la información que queramos.

El CMI, no es mas que un cuadro de mando aplicado a cada una de las 4 perspectivas, realmente ha de ser un conjunto de cuadros de mandos jerarquizados y con vinculaciones con el análisis y el reporting. La sensación final ha de ser un poco como el malo de james bond, que desde su panel de control en su guarida secreta observaba como se iba ejecutando su plan.

Muchas implantaciones de Balanced Scorecard se han quedado solo con el elemento de cuadro de mando integral, es por esto que algunos autores han llegado a equiparar los términos. A mi me gusta mantener esta distinción ya que es esta diferencia lo que hace que el BSC sea todo un sistema de gestión estratégica y que no se convierta tan solo en un sistema de gestión táctica.

Y con este post termino la serie sobre BSC